Domingo, 26 de marzo 2017

Bogotá / 03.jun.2014 / Arquitectura Efímera

Casa desorientada

Cubo de 4.3 x 4.3 m de base y 13.8 m2 que flota en el agua, no tiene ventanas ni puerta; y sin embargo, en su interior alberga una todas las condiciones básicas para la vida: cama, comedor, living y un baño. La vivienda ha sido dotada por objetos de papel y madera que evocan la vida cotidiana. Este espacio completamente contenido gira en torno a un patio hueco, que funciona como punto de acceso a la vivienda, única fuente de luz, y conecta el paso del agua con el cielo. La terraza en la cubierta es el lugar donde se reestablece la conexión con el horizonte. El equipo partió de la pregunta ¿Tiene sentido una arquitectura que esté literalmente a la deriva?, y llegó a este proyecto que se presentó en ArtBasel 2013, sobre terreno firme; y en el Jardín Botánico de Medellín, para el Salón Nacional de Artistas 2013.

MATERIALES/FABRICACIÓN 

Madera contrachapada en el cerramiento, pisos y cubierta. La estructura es una retícula que se ensambla entre si reduciendo el uso de tornillos. Planchón en tubulares metálicos y pontones en fibra de vidrio.

HARDWARE/SOFTWARE

IMAC, Archicad.

Webmaster