Viernes, 18 de agosto 2017

NOTICIAS

/ 26.Dic.2016 / Universal

Los colores también nos cuentan historias

por:

La razón por la cual los directores de arte eligen ciertas paletas de color no es aleatoria. Todo se debe a las sensaciones sicológicas, las asociaciones con elementos de la vida cotidiana y el bagaje cultural del público.

¿Qué tienen en común Voldemort, Maléfica y Darth Vader? Aparte de ser personajes antagonistas de sus respectivas películas, los tres manejan paletas de color similares, tonos oscuros que realzan las personalidades y el rol que cumplen dentro de la historia. Y aunque en la vida no todo es blanco y negro, en las historias clásicas la luz y la oscuridad luchan, y eso se resalta en la narrativa.

Las asociaciones con los colores

Estamos predispuestos a interpretar ciertos colores y asociarlos con algún sentimiento, o una situación. Por ejemplo, el color rojo siempre tenderemos a asociarlo con lo mismo: amor y pasión. Eso lo tienen claro quienes trabajan en la dirección de arte de un audiovisual, y por eso, aunque sea ya un cliché, seguirán usando este tipo de colores.

La asociación del rojo con el amor y la pasión es una construcción cultural. Como sociedad creamos esta convención como una verdad universal. Sin embargo, los colores no siempre se interpretan desde los tratados sociales, pues también lo hacemos desde el entorno natural.

Retomando el ejemplo del rojo, este lo vinculamos con una antítesis del amor: la violencia. Esto se debe a que sabemos que nuestra sangre es roja, y que una situación violenta puede generar su derramamiento.

Si puede interpretarse de distintas maneras ¿Cómo separamos sensaciones distintas como el amor y la pasión de la violencia? El truco está en los otros elementos que refuerzan la escena. Si el color dominante de la escena es el rojo, hay armas, vemos gestos agresivos o de terror, y las acciones son efectivamente violentas, entonces efectivamente nos evocará violencia. La función del color en este caso es acentuar toda la acción que, si bien funciona sin este, le da la fuerza suficiente para impactar.

El anterior ejemplo ocurre con otros colores. El verde, por ejemplo, se asocia con lo natural, la tranquilidad y el equilibrio, el naranja con la inmadurez, alegría y sociabilidad, el azul con la paz, tranquilidad y bondad, etc.

En el cine todo se planifica

Pareciera que todo fuese aleatorio y fácil de realizar, pero en realidad el cine requiere de mucha planificación. En el caso de la paleta de color, esta es gestada desde el momento en que se empieza a trabajar con el guion con la finalidad de generar el impacto correcto en el espectador.

¿Y qué pasa si es en blanco y negro? Aun así, responde a una escala de grises en el que se le da más o menos intensidad a los distintos tonos. Piensa en las películas de terror del expresionismo alemán, vertiente artística en la cual se hacía uso de esquemas de iluminación para acentuar algunos negros y contrastar con los blancos y grises. Ahí también hubo planeación en el color, pero en escala monocromática y con mayor mediación de la luz.

Si tienes dudas sobre la importancia de la paleta de color, la próxima vez revisa tu película favorita, elige una escena y detállala bien ¿te da las sensaciones correctas? ¿coincide con los colores presentes? ¿crees que eso que sientes es lo que el director quería generar en ti?

Por: Zona Cinco