Domingo, 26 de marzo 2017

NOTICIAS

Colombia / 06.dic.2016 / Concepto

¿Por qué es importante el DCU?

por:

¿Qué es el diseño centrado en el usuario y por qué es importante?

Si creamos no es para nosotros mismos ni para acrecentar nuestro ego. Como la mayoría de las profesiones, cada una cumple una función que busca aportar a la sociedad o un sector específico de ella. El diseño, desde cualquiera de sus vertientes, no es la excepción. El diseño centrado en el usuario (DCU o UCD, en sus siglas en inglés) es precisamente hacer participe en la construcción de una propuesta, a través de distintos pasos que, dependiendo del qué y el quién, pueden variar.

No es precisamente nueva la tendencia, pues desde la década de 1950 se ha venido implementando en el diseño industrial y militar, en el cual muchos de los diseñadores tenían una fuerte convicción en que la adaptación y optimización de los productos diseñados respondían a un proceso de investigación, en el cual la antropometría, ergonomía, arquitectura y la biomecánica estaban involucrados.

¿Cuál es la clave del DCU y por dónde empezar?

Partamos del hecho que, si diseñamos algo, tenemos en mente el usuario que consumirá el producto. Así que desde la misma concepción, debemos tener a consideración quiénes son las personas parte de nuestro público objetivo.

Lo primero es trabajar con la ficha persona, una herramienta con la cual puedes crear perfiles de tus usuarios promedio. Para ello, resultaría útil realizar encuestas para condensarlas en 4 o 6 perfiles que reúnan las características generales de tu público. De este modo, ya te has acercado un poco más a los futuros usuarios.

Una vez conozcas las características generales de tus usuarios, puedes empezar a trabajar en los wireframes, esqueleto de tu diseño en el cual mostrarás en general cómo estará distribuido tu diseño.

Progresivamente iremos incluyendo al usuario, y el segundo acercamiento inicia cuando se hace una primera prueba de usuario, incluso desde la temprana etapa del wireframe, que le puede dar una idea de lo que será tu diseño al usuario. De la experiencia con los usuarios evolucionaremos al mockup, estado más elaborado que puede ya contar con una paleta de color y las funcionalidades más delineadas.

La investigación en el DCU puede ir de adelante hacia atrás. Puede que, después del mockup empieces a realizar varias correcciones, o realizar pruebas de usuario, un ejercicio que aunque no es muy económico, si te permitirá salir al mercado con mayores garantías de que tu producto será útil, usable, ergonómico y que genere una satisfacción.

Llegaremos al punto de crear un prototipo, que puede ser funcional o no, para volver a investigar con nuestro usuario y refinar detalles.

El usuario será una guía constante, por lo que hay que pensar en qué herramientas te pueden servir para investigar: eye tracking (para reconocer en qué se fija el usuario), thinking loud (pensamiento en voz alta), prueba de usabilidad directa con el producto, etc.

El trabajo conjunto con el usuario te permitirá crear tu producto, que estará listo para salir al mercado, y que contará con un mayor chance de ser exitoso.

El Diseño Centrado en el Usuario nos permite dar un paso certero cuando lanzamos un producto, mitigando la posibilidad de un fracaso y corrigiendo las falencias necesarias antes de que salga al público.

Si nos concentramos en nuestra propia subjetividad, en lo que nos resulta cómodo y abogamos por nuestros propios conocimientos, bagaje cultural y social, estaremos pecando en desconocer al otro y responder más a nuestros caprichos, lo que nos haría alejarnos de nuestros usuarios, en contravía de nuestro objetivo.

El DCU nos permite mantenernos actualizados, considerando que las tendencias en diseño y las épocas hacen necesarios los cambios en determinados momentos. Por eso es clave, y siempre lo será, que el startup y el usuario se mantengan en constante diálogo, para evitar quedar descontinuados y mejorar constantemente.

Aunque los estudios pueden resultar costosos, vale la pena invertir en ellos. Y si no hay un presupuesto para ello, ¿por qué no hacerlo nosotros mismos? Puedes consultar con amigos y desconocidos qué les parece el diseño, y tomar a consideración algunos cambios. Puede surgir un buen aporte para encausarnos hacia nuestro objetivo.

Por: Zona Cinco