Martes, 21 de noviembre 2017

NOTICIAS

Argentina / 14.Jul.2014 / Joyería

Joyería hecha de papel y mar

Entrevista con Maria Carelli

por:

Charlamos con María Carelli, una de las cinco latinoamericanas invitadas a participar por el MAD Museum de Nueva York en LOOT 2014. En su estudio, ubicado en Martínez, al norte de Buenos Aires, esta joven psicóloga argentina, que abandonó la práctica clínica para dedicarse súbitamente a la joyería, viene desarrollando desde hace tres años un trabajo muy consistente de experimentación e implementación de materiales orgánicos en la joyería. Aunque se define así misma como una joyera en medio de una búsqueda artística, el trabajo de Carelli llena todos los requisitos de cualquier proyecto de diseño exitoso: concepto, desarrollo y ejecución impecables. Diseñadora o no, colecciones como ‘Regar las algas’ y ‘Respirar’ llamaron la atención de la curadora norteamericana Bryna Pomp, que invitó a la argentina a participar en LOOT 2014, y le dio visibilidad internacional a su carrera.

¿Sintió miedo dejando atrás una carrera de siete años para emprender en un campo totalmente distinto? 

No diría miedo. El miedo no permite el movimiento. Si bien no fue fácil la transición, estoy convencida de que llegué a este lugar porque transité también esos años de universidad y de ejercicio de la psicología. El bagaje de la profesión que dejé atrás lo llevo como una herramienta.

¿Cómo incide la sensibilidad que desarrolló durante su etapa de psicóloga sobre su trabajo? 

Creo que trabajar con la gente, con el sufrimiento, y en ámbitos tan disímiles como un consultorio privado y un hospital público me ayudó a ampliar mi perspectiva, a perder mis prejuicios, a fortalecerme también. Esa sensibilidad sin embargo, la considero un rasgo temprano de mi personalidad, anterior a la universidad pero seguramente la carrera universitaria dio forma y contenido.

¿Por qué la transición desde la psicología hacia ‘el trabajo con las manos’ se dio en el campo de la joyería y no en la escultura o las artes plásticas? 

Me interesa el vínculo particular que la joyería mantiene con el cuerpo. La joya contemporánea se diseña para ser vestida por el cuerpo. Cuando no puede ser usada o la portabilidad queda en suspenso el cuerpo está presente como borde o límite.

Boceto 'Regar las algas' por Maria Carelli

De su paso por la Escuela Municipal de la Joya, además del trabajo con metales ¿Qué experiencia significativa acumuló? 

Además de las técnicas rigurosas con metales, conocí ese otra faceta de la joyería que existe en Buenos Aires, alejada de los talleres de artistas o maestros reconocidos. La escuela pública y gratuita es un lugar que da herramientas a quien lo busque y necesite, un oficio para salir a trabajar.

¿Qué influencia se puede percibir de sus maestros Jorge Castañón y Laura Messing en su trabajo?

No sé si la influencia de mis maestros se evidencia literalmente en lo que hago. Creo que tanto ellos como yo buscamos que mi trabajo sea propio. Comparto el compromiso en cuanto a la calidad de las terminaciones y los detalles. Soy consciente de que en este momento soy permeable a la influencia de Jorge y Laura, y así lo permito. He avanzado de su mano y bajo su guía. Son personas maravillosas, de una generosidad excepcional.

¿Bajo qué condiciones empezó su experimentación con los materiales de trabajo?

Es parte del camino, de mi búsqueda. Coincide con el momento en que mi trabajo se vuelve ‘plástico’ por decirlo de alguna manera. Pero esto no fue posible sin haber atravesado antes, años de trabajo riguroso con metales. Esa rigurosidad sigue estando presente en otros sentidos.

¿Podría describir el proceso de desarrollo de los materiales con los que está trabajando actualmente? 

Actualmente estoy trabajando en piezas de mucho volumen. Preparo una mezcla a base de papel y le dejo adquirir una consistencia tal que me permita trabajar el material modelándolo como si fuera arcilla. Obtengo cantidad de módulos para componer, para dar forma a la pieza. Trabajo mucho en la forma de cada pieza.

Material en bruto de 'Regar las algas' por Maria Carelli

¿Por qué decidió desarrollar sus propios materiales antes que trabajar con metales u otros materiales propios de la joyería clásica?

Fue parte de una búsqueda, de experimentación y hasta de necesidad de que el material se acomodara a un modo de trabajo, un trabajo plástico. Me encanta el metal, incluso enseño técnicas con metal en mi taller, mis piezas siempre tienen algo de metal, lo cierres por ejemplo, pero el material que constituye la forma ya no es el metal en mis piezas.

¿En qué circunstancias llega la invitación para participar en la exposición del MAD? 

Llegó justo unos meses después de ese punto de inflexión que significó para mí comenzar a trabajar y experimentar con materiales no metales. Desde la sensación que me produce el hecho de manipular las escamas de pez o el “embarrarme” con la pasta de papel, trabajar en otras escalas, mi trabajo se vuelve más conceptual, mis piezas se vuelven artísticas. La experimentación y la exploración de las posibilidades de transformación de los materiales caracteriza mi trabajo en este momento y las curadoras valoraron particularmente estas condiciones.

Material en bruto de 'Regar las algas' por Maria Carelli

Con respecto a su trabajo ¿se ve a sí misma como diseñadora, artesana o artista? 

Me considero joyera con una búsqueda artística.

¿Cuál fue el proceso de desarrollo conceptual y formal de sus tres últimas colecciones?

La verdad es que no son procesos tan conscientes, pero puedo decirte que transité desde el desarrollo y concreción de piezas de diseños etéreos y delicados, con materiales blancos y transparencia a piezas mucho más duras en varios sentidos. Piezas de tonos oscuros, de mucho volumen, pesadas visualmente y algunas físicamente. Algo así como de lo etéreo a lo oscuro, para luego salir finalmente a la luz, con consistencia.

Broche de la colección Respirar

¿Cuáles fueron los retos más importantes de estos tres últimos años en los que emprendió el camino de la joyería? 

Sin duda LOOT será el reto más importante hasta el momento, estar a la altura de un evento que se realiza anualmente en el MAD de Nueva York y en el que me presentaré junto a otros 49 autores, es algo que hasta ahora nunca he hecho. Es también la primera ocasión en la que voy a presentar una producción de aproximadamente 50 piezas únicas, totalmente hechas a mano por mí, gestionar mi primer exportación y lograr que todo salga impecable.

¿Cuáles son los desafíos más importantes que ve en su futuro, como diseñadora y empresaria? 

Creo que desarrollar piezas que tengan la misma sensibilidad artística al tiempo que puedan comercializar. Seguir dedicándome con tanta intensidad a la joyería y poder armar una estructura empresarial más sólida.